martes, 2 de febrero de 2016

Y la mujer tuvo voz...


Y la mujer tuvo voz...






     El estudio de la voz y de la voz del artista escénico, es relativamente nuevo en comparación con otras de sus áreas. Pareciese que durante mucho tiempo el entrenamiento actoral ha estado apoyado en prácticas dirigidas a la voz cantada en vez de a la voz como herramienta de la palabra.

     Publicaciones de una serie de artículos sobre prácticas vocales contemporáneas utilizadas en los espectáculos escénicos, ofrecen un panorama detallado de diversos métodos vocales que, salvo algunas excepciones, han sido diseñados por mujeres. ¿Está el

desarrollo de estos ejercicios de la voz estrechamente relacionado con la participación cada vez más activa de las mujeres en la sociedad?

Kristin Linklater

     Para dar respuesta podríamos apuntar a los diversos artículos médicos que señalan diferencias visibles en las cortezas cerebrales masculina y femenina, puntualizando en lo femenino una mayor capacidad de observar para acreditar a las autoras referidas. Lo cierto es que estas prácticas vocales han sido creadas a través de una detallada observación y experimentación de mujeres que se desenvuelven en las artes escénicas

     Las diferentes prácticas de entrenamiento vocal buscan estrategias para brindar herramientas a los actores para interpretar con verdad. La respiración y el pensamiento son esenciales para lograr esa calidad interpretativa. Enseñanzas para el uso de la voz de Berry, Fitzmaurice, Rodenburg, Feindel y Linklater, por mencionar algunas, subrayan la importancia de la observación detallada del  propio entrenamiento del actor en su proceso creativo. La innovación de estas mujeres radica en su habilidad para percibir a la voz no de manera aislada, sino como resultado de una práctica integral del actor.

Mtra. Luisa Huertas, fundadora de Ceuvoz
     También en México, la enseñanza de la voz ha ganado territorio, con mujeres que se han destacado  en el trabajo vocal. El centro de estudios para el uso de la voz, creado por la ganadora del Ariel, Luisa Huertas, brinda herramientas vocales, que hasta hace algunos años, eran prácticamente inaccesibles para la mayoría de los actores.  “Mi voz es como un brazo de mi imaginación”, menciona Indira Pensado, - discípula de Kozana Lucca -, quien también imparte  lecciones en este centro. 

     El entrenamiento vocal es una herramienta sumamente útil para los artistas de la escena en la que los actores re aprenden a observar sus propias respuestas. Bajo la guìa de mujeres que han desarrollado su propio método de enseñanza vocal, las prácticas vocales toman fuerza resonando con mayor amplitud.  Son la consciencia de estar y la conexión mente-cuerpo las que dan paso a la voz hablada. Lo que con probabilidad Huertas llamaría “la sabiduría de la voz diciente”.


Indira Pensado


La voz no está aislada en estas series de prácticas; el acercamiento a cada una de las técnicas vocales presenta niveles de conexión vocal y corporal. Los actores son estimulados a observar el espacio y al otro. Observar no es nuevo. Cuando Brecht desarrollaba su proceso recomendaba fervientemente observar, pero realmente observar. Como estas mujeres tejedoras de métodos vocales, nosotros también podemos involucrarnos en aprender y redescubrir en eventos cotidianos con tan solo observar.

La voz no está aislada en estas series de prácticas; el acerca
miento a
cada una de las técnicas vocales presenta niveles de con
exión vocal y
corporal. Los actores son estimulados a observar el espac
io y al otro.
Observar no es nuevo. Cuando Brecht desarrollaba su proc
eso recomendaba
fervientemente observar, pero realmente observar. Como estas muje
res
tejedoras de métodos vocales, nosotros también podemos i
nvolucrarnos en
aprender y redescubrir en eventos cotidianos con tan solo observ
ar.