martes, 29 de marzo de 2016

Día internacional del teatro



A través del teatro, no hablan sus creadores, sino la sociedad de su tiempo.
Con estas palabras Víctor Hugo Rascón Banda leería su mensaje en marco de la celebración del día internacional del teatro, en su emisión del 2006. El dramaturgo chihuahuense ha sido una de las figuras latinoamericanas que junto al poeta chileno Pablo Neruda y el director brasileño Augusto
Boal, fuesen convocadas para emitir el mensaje a la comunidad de las artes escénicas que se difunde en 20 idiomas y es dado a conocer  en escenarios de todo el orbe antes de iniciar una función.
La iniciativa de la Unesco de establecer el 27 de Marzo para celebrar anualmente el día mundial del teatro tiene sus orígenes en un festival de teatro realizado en conjunto con el Instituto Internacional del Teatro (ITI), una organización mundial de las artes escénicas, que tiene como objetivo el intercambio de conocimiento y práctica en el campo escénico. Es desde sus inicios en el año 1962, que las reflexiones contenidas en el mensaje anual del día internacional del teatro reciben la acogida de creadores de todos los continentes. 

¿Cuál es la importancia de hacer teatro en una época donde la tecnología y los medios de comunicación masiva parecieran llevar la delantera?  Haciendo teatro, aprendemos a ver lo que es obvio pero que por costumbre no podemos ver… hacer teatro arroja luz sobre la escena de nuestra vida cotidiana, dirá Boal en su discurso del 2009 mientras Rascón Banda puntualizará en el propio que: El arte escénico está dejando de contar historias para debatir ideas. Racón Banda también también denunciará a la carencia de educación artística para infantes como un enemigo visible del teatro. Neruda vislumbrará a su vez un porvenir afable: Me atrevo sin embargo a pensar en lo que compartiremos todos: un teatro simple, pero no simplista; crítico, pero no inhumano; un teatro sin limitaciones que avance como un río…

Otras de las personalidades convocadas para dar un mensaje a la comunidad teatral en el mundo han sido Darío Fo, en 2013; Peter Brook, en 1988 y 1969; Eugene Ionesco en 1976; y Arthur Miller, en 1963.  El Día Mundial del Teatro es una ocasión para que toda la gente de teatro -  creadores y asistentes - celebremos las artes escénicas y compartamos un buen espectáculo. Cierro esta nota con una parte del discurso del actor John Malkovich, quien se suma a esta larga lista de homenajeados en esta conmemoración internacional: Que vuestro trabajo sea convincente y original. Que sea profundo, conmovedor, reflexivo y único. Que nos ayude a reflejar la cuestión de lo que significa ser humano y que dicho reflejo sea guiado por el corazón, la sinceridad, el candor y la gracia. Que superéis la adversidad, la censura, la pobreza y el nihilismo, algo que, ciertamente, muchos de vosotros estaréis obligados a afrontar.