martes, 14 de noviembre de 2017

Miss Saigon




Ambientada en los últimos días de la ocupación norteamericana en Vietnam durante los años 70´s, esta obra de teatro musical ha sido uno de los éxitos más destacados de Broadway durante las últimas décadas.  La trama está basada en la ópera Madame Butterfly de Giacomo Puccini, ambas relatan un trágico romance entre una mujer asiática y un estadounidense, pero el contexto histórico del Japón previo a la Primera Guerra Mundial se traslada a Vietnam, y los protagonistas pasan de una geisha a una chica en un bar y de un oficial marino a un sargento militar.

Es cosa común basarse en historias preconcebidas al haber cierta seguridad en el uso de anécdotas antiguas para crear versiones modernizadas de los clásicos.  Sin embargo, Puccini no es el creador del relato original pues basó su trabajo en “Madame Butterfly: Una tragedia de Japón”, de David Belasco, obra que concede crédito al cuento de John Luther Long y este último basado en la novela francesa de 1887 “Madame Chrysanthème” de Pierre Loti.

A pesar de que la historia ha sido no solo adaptada sino re imaginada a través de varias versiones en más de una lengua existen quienes catalogan a “Miss Saigon” como una perpetración narrativa en donde una chica asiática es rescatada por un norteamericano: “Si el show intentaba contar la historia de los vietnamitas, no nos reconocimos ni a nosotros ni a nuestros padres en ninguna de las caras que estábamos viendo en escena – comenta Diep Tran -, [En el lobby] Estaban vendiendo una camiseta de béisbol con Ho Chi Minh y la bandera comunista, los mismos símbolos de los que mi familia huyó”. Incluso el escritor Viet Thanh Nguyen, ganador del premio Pulitzer declaró sentirse “asombrado de que la gente alrededor mío llorara durante la función… Pensé que era terrible…encaja perfectamente en la forma en que los estadounidenses y los europeos han imaginado la guerra de Vietnam como una fantasía racial y sexual que niega la importancia política de la guerra y la subjetividad vietnamita ".

Un montaje neoyorkino utilizó fotografías tomadas por veteranos en servicio en Vietnam a la vez que utilizó la puesta para lanzar una crítica severa al presidente en turno. Pero la historia sigue delimitando las expectativas de una audiencia cada vez más informada sobre la veracidad de los hechos. Concebida y dirigida por personas anglosajonas y contando a menudo con un elenco multi racial, la obra sigue dando mucho material para hablar sobre la denominada supremacía blanca.