viernes, 30 de marzo de 2018

Mujeres reales



Ensayo
Los personajes cotidianos, las mujeres reales, son los personajes favoritos para interpretar de Liz Mirel Cázares Torres. Quizá esta preferencia sea por la esencia de estos personajes, a menudo cargados de pensamientos que deben ser dichos en voz alta. Así, con estas mujeres… “las más humanas, no tan dibujadas”, hemos visto su interpretación en el monologo “La revolución de Jesusa”, texto que adaptó de la novela de Poniatovska “Hasta no verte Jesús mío”.

Liz Mirel nace en ciudad Jiménez, en una época en la que era poco común para las familias chihuahuenses impulsar actividades artísticas, “…aparte de que no había posibilidades, tampoco estaban muchos lugares”, dice en referencia. “…empezaban aperturas artísticas … gané una media beca para estudiar música… pero lo artístico no era posible en casa”.  A pesar de ser aleccionada para no levantar la mano cuando pidieran participantes para los festivales escolares, de niña participaba en bailes, coros y declamaciones, “… cierto que no la levantaba, pero me elegían”; la visión familiar “era más bien … que las expresiones artísticas no tenían razón de ser, no llevaban a algo bueno…”. Por ello obtendría como respuesta dedicarse a otra cosa al expresar su deseo de ser actriz.  Pero eso no la limito.


Con el actor Owaldo Terrés
Estudio en la normal de Saucillo y durante su internado encontró un abanico de posibilidades para desarrollarse, entre ellas la actuación, “a partir de entonces, he venido salvando esa parte”, dice.  En los años 80´s conoció a Fernando Saavedra y más tarde se uniría al elenco de una de sus pastorelas. Así, combinando su experiencia como docente y creadora teatral, Cázares dirigió con un grupo de niños de 6 a 9 años, talleres de improvisación, además del montaje “Los tiempos están cambiando”, de Francisco Hinojosa, obra con la que ella y Ernesto Medina obtuvieron el primer lugar en la muestra infantil de teatro y que los llevaría a representar al estado en la muestra nacional en el 2004.

Luis Enrique Armenta, Moises, Rocío Vences y Liz Mirel
Al hablar sobre educación artística Cázares cuestiona la implementación de esta asignatura en el nivel básico pues, aunque la clase existe es común utilizarla para lograr un promedio aceptable en los alumnos y considera indispensable una educación integral; “…una persona que se dedica al arte es una persona crítica …muy abierta …muy libre… tengo esperanza de que – el interés por fomentar el arte -  se abra más hacia el desarrollo desde abajo, que se le dé apoyo a la niñez”. Su propia formación artística ha permeado a sus alumnos de primaria: “tengo la satisfacción de tener exalumnos – hombres y mujeres – que han seguido una carrera artística”. Liz Mirel ha explorado los campos de la música, danza y poesía, entre otros muchos, ella es una mujer real y extraordinaria, como los personajes que goza interpretar.


Monólogo interpretado por Cázares